Miuras alados

Dany Torres (ESP) - Action
Durante una tarde flamenca en Madrid pueden pasar muchas cosas, buenas o malas, pero sin duda diferentes. La ciudad tiene una mezcla de tradición y transgresión que te permite desafiar los límites no escritos sin sentirte como un completo pionero, resguardado por estampas, situaciones o planteamientos anclados en el tiempo.

En una de esas tardes tan castizas, Las Ventas actúa como testigo del paso del tiempo y el Red Bull X-Fighters como agitador de ese espacio temporal que se abre a lo desconocido. De toriles no saldrán hoy toros condenados sino toreros motorizados desafiando los límites de la muerte.

En los aledaños del coso madrileño se apostan miles de expectantes amantes del riesgo que aguardan imponentes y calurosas colas. Les ameniza la espera un dj apostado sobre un 4×4 que parece sacado de American Graffiti.

Una vez dentro, la arquitectura goyesca de la plaza y el esfuerzo de Red Bull por incentivar nuestros sentidos se fusionan en un marco espectacular cuya contemplación justifica el precio de la entrada. El público se divierte en la previa con disfraces y pancartas de apoyo a los riders, en especial al ídolo local, Dany Torres.

las-ventas

El setlist que acompaña a la sensacional panorámica sustituye los habituales pasodobles por una sesión de Rock clásico y electrónica. De una de las bocas de Las Ventas comienzan a surgir glorias del motociclismo español: Adam Raga, Jonathan Barragán, Marc Coma o el prometedor Jorge Prado, de 13 años. La pasión por las motos ilumina los rostros del público con la misma intensidad que el juego de luces que adorna a una plaza orgullosa de no contemplar sangre por una tarde.

Los aplausos dejan paso a unos Sanfermines futuristas en los que los mozos se afanan por esquivar motos inquietas en lugar de astas de toro. La presentación de los pilotos enmudece Las Ventas. Los espectadores designan a sus favoritos. Tienen buen gusto. La plaza madrileña es el epicentro del Freestyle en el mundo. Los aplausos guían nuestra atención hacia tres talentos sobre dos ruedas: El anfitrión Dany Torres, el inigualable Thomas Pagés, ególatra como todo buen genio, y el carismático Taka Higashino, que se degustó una tapita de jamón en plenos entrenos.

Se retiran las motos pero sobre la arena se quedan dos raiders elegidos para comenzar el baile. David Rinaldo se mide al campeón de 2008 venido a menos Remi Bizouard. El francés será recordado por su Beso de la muerte. Las piruetas de Remi dejan una sensación de reencuentro con su público pero no le sirven para colarse en cuartos. El elegido será Mat Rebeaud.

rebeaud

La banda GM ameniza el cambio de tercio con sus tonos oscuros de Drum&Bass y Metal. Crestas y distorsión producen un extraño contraste con el escenario del concierto, un lugar asfixiado por las tradiciones.

Redoble de tambor y corneta para anunciar el cartel del siguiente duelo. Los nombres de los elegidos son mostrados por dos flamencas con poco arte y mucho encanto.

La primera batalla de cuartos se convierte en una lucha fraticida entre el ojo derecho de la plaza, Dany Torres y el siempre imprevisible Higashino. El español tiene opciones en el mundial y realiza un recorrido espectacular, volando por el cielo de Madrid con la soltura propia de un ave. El japonés le responde con una serie de buenos saltos aunque lejos del talento que se le supone.

danny

Tras la aclamada victoria de Dany, un chico de Cotillas llamado Maikel Melero paga su juventud y el atrevimiento de enfrentarse al gran Levi Sherwood. El neozelandés tiene un magnetismo natural que sabe transmitir a su moto. Posee una plasticidad que le convierte en un bailarín aéreo apasionante. Su victoria no pilla de sorpresa a Maikel.

Clinton Moore aparece en escena disfrazando a su moto de Ginger Rodgers, ejecutando unos pasos muy armónicos. Moore es un artista con la moto y su elegancia provoca que Josh Sheehan tenga que descubrir su nuevo Doble Flip demasiado pronto.

El australiano dibuja formas imposibles en el aire al ritmo de Gary Glitter y Twisted Sister. Los jueces deciden. Su doble flip ha ensombrecido al resto de participantes hasta el momento. Es un movimiento inédito, nunca visto en España. El jurado agradece estas deferencias habitualmente y hoy no podía ser menos. El arte y ensayo de Sheehan le mete en semifinales.

sheehan

Sheehan busca ser líder del mundial. Su rival en semis vendrá del duelo francés Rebeaud – Pagés en cuartos. Un antiguo campeón frente a un aspirante a leyenda. Rebeaud parece despreocupado, conociendo la derrota por anticipado se libera y completa una buena actuación.

Pero en toriles hay un berraco que haría temblar a Manolete. Con tan solo verle encima de la moto ya sabes que Pagès es diferente, radicalmente desbocado por un talento y unas aptitudes que le sobrepasan, como a cualquier poseedor de tan valiosas virtudes. La explosión creativa se produce pronto, aunque todo big-bang tiene su prehistoria.

pagès-hands

El campeón parisino tenía previsto estrenar en Japón un movimiento insuperable. Sin embargo, la diosa Cibeles se interpuso para que las rampas niponas no fuesen del agrado del piloto. Esa pirueta tuvo que nacer en Madrid. Fue una tarde calurosa en la que el sol se había ocultado a regañadientes regalando a su consorte lunática la fortuna de ver a Pagès, cerca del tendido del 6 casi con el pie en tierra.

El imperceptible murmullo es el mismo que se produce cuando sabes que algo único va a suceder. Pagès se sube a la rampa y se eleva unos metros para dar dos giros de 180º imposibles de imaginar. Su aterrizaje perfecto sobre la arena se produce en loor de multitudes. Las Ventas se vienen abajo y reclaman las dos orejas, el rabo y la puerta grande para el francés que continúa extasiado deleitando a las 23000 bocas abiertas que va dejando atrás en sus breves vuelos cargados de arte y descaro.

Su ego nunca le traiciona y completa su show cercano a la perfección. Papelón para Dany Torres, que se debe cruzar antes de la final con el demonio sobre dos ruedas.

locura

La semifinal de las antípodas entre el australiano Josh Sheehan y el neozelandés Levi Sherwood destapa el tarro de las esencias. Ninguno se guarda nada para la hipotética final, no hay nada que guardar si se quiere estar en ella.

El líder Sherwood se la juega contra su máximo perseguidor. Sheehan sale con todo asombrando con un doble flip al ritmo de Aphex Twin que inaugura una locura colectiva en las gradas. Fascinante, técnico y estético se baja de la moto con la vitola de finalista. Los pañuelos rojos que regala la organización pueblan el coso clamando por su favorito.

Sherwood no se deja intimidar y nos conquista mediante un recorrido muy visual y divertido. Espectacular pero insuficiente para lograr ocupar el lugar de Sheehan en la gran final.

sherwood

Aparece en escena el duelo de la noche entre Pagès y Torres. Dany da lo máximo sobre la moto bailando al son de los Ramones y ACDC. Dany dibuja increíbles movimientos. Comienza con un espectacular Paris Hilton Flip, una pirueta de máximo nivel, que un par de años atrás era invencible. Un Lazy y un Special flip dejan un sabor de boca eufórico en la grada. No saben lo que les viene encima.

La soberbia innata de Pagès sale de toriles. Todo está medido en su show para que el parisino se desboque en cada rampa. Comienza ejecutando su nuevo movimiento Bike Flip, nos regala un Body Burial y deja al pobre Dany con cara de resignación. La final ya tiene protagonistas.

Sheehan sabe que debe ser perfecto y esperar un error de Pagès para vencer en Madrid. Los tambores y el cornetín le dan la salida. Kashmir, de Led Zeppelin, le hace la corte. Todo transcurre en 90 segundos repartidos entre un Doble Flip, un Crazy y demás exquisiteces que igualan el Freestyle con la danza de la muerte. El riesgo y la belleza se entremezclan en la moto de Sheehan, cuya poesía aérea se gana una ovación cerrada del coso.

ole

Pagès se ve ganador, como siempre. Su Bike Flip patentando saluda a la final de Las Ventas arrasando con todo. Su talento une a moto y piloto con el propósito de crear belleza en un lienzo como Las Ventas. Sheehan se conforma con subir a la duna como segundo. Sherwood será tercero y Dany, cuarto. Pagès entra en éxtasis. Pocos vencen de manera consecutiva en Madrid.

Se pasea por el tendido del 7 y del 9 lanzando su uniforme y botas a los espectadores. Todo un precedente en el comportamiento habitual del francés con la grada. Se sabe mejor y lo ha demostrado otra vez. Sus rivales así se lo reconocen en una entrega de premios digna del campeón. Besos, confeti, vuelta al ruedo a hombros y salida por la puerta grande. Todo muy taurino y dispuesto para agasajar a ese miura alado que ha conquistado Madrid.

plaza

Los fuegos artificiales iluminan el rostro feliz de la plaza. Tras el baño de gloria, Thom se entrevista en la zona mixta con un sinfín de medios de todas partes con una sonrisa de suficiencia. Ya se ha convertido en mito.

Su leyenda comienza en la arena de Las Ventas, pero las leyendas no serán más que viejos relatos en la siguiente edición de este desafío único. La aventura no se detiene en Madrid. Próxima parada: Múnich.

xfighters 14

También te puede gustar