El Profeta del Rock

bon-scott-21-03-13

La sonrisa mide la inmortalidad. Enamora a su paso. Cosas del magnetismo. Sus poseedores son diferentes, geniales y con otro punto de vista sobre lo divino y lo mundano. Tienen la habilidad de evolucionar cualquier cosa que tocan.

Como buen profeta la sonrisa errante del bueno de Bon le unció con la bendición de los cielos. El Rock no buscó su ángel en Galilea, se lo encontró borracho en Australia. ¡Hosanna en el cielo!

Ronald Belford Bon Scott nace un soleado 9 de julio de 1946. Atrás han quedado los nubarrones de la II Guerra Mundial aunque el hambre de la posguerra se muda a Escocia. El pequeño Bon saluda con entusiasmo al mundo en Kirriemuir, una pequeña localidad escocesa famosa por dar a luz a James Matthew Barrie, genial creador de Peter Pan, y al actor David Niven.

Los Scott lo pasan mal. Nace Derek Scott en 1949. Poco después, su hermana Sandy muere con escasos días de vida. Las bocas demandan más de lo que el humilde trabajo del cabeza de familia permite. Deciden buscar las bondades de la vida en la otra punta del globo. Australia acoge a una numerosa colonia escocesa.

Bonfoto2

1952. Sunshine es un suburbio de Melbourne de vida difícil. No obstante, la esperanza de un futuro mejor flota en el ambiente. La familia Scott se integra rápidamente. Poco después, trasladan sus escasos bártulos a Frentmatle. En esta pequeña ciudad australiana Bon aprende a tocar el tambor y la gaita en el centro cultural escocés. Se trata de su primer contacto con la música.

Bon destaca en el colegio por sus problemas con la autoridad. A pesar de su pose rebelde logra llegar hasta el instituto. Comienza a besar la botella. El alcohol le conduce a la prisión local por diversos actos de desobediencia. Tras nueve meses en el reformatorio la vida se torna distinta y las noches se alargan a través del exceso.

images-(4)

Se enrola en la armada australiana para enderezar su rumbo perdido. El ejército no le tolera su indisciplina ni sus resacas. Le licencian pocos meses después preguntándose de dónde había salido aquel escocés borracho. Bon estrena los años 60 como vocalista y batería de los Spektors, una banda con sonido americano que anticipa la nueva oleada de música sixtie. Bon es un culo inquieto. Funda The Valentine ya únicamente como cantante junto a su amigo Vince Lovegrove.

Vince le pone música a las letras descaradas de Bon Scott. Es 1964 y sus canciones tratan de emular a Little Richard. El binomio funciona y genera un extraño halo de oscuridad alrededor de su música con tintes muy optimistas. George Young, proveniente de los Easybeats, colabora como letrista creando temas del calado de Every day I have to Cry. La fama les visita encantada de encontrarles tan fumados e inspirados.

bon-scott-performs-in-sydney-data

Bon es detenido con varios gramos de maría en 1970. Se convierte en la primera estrella de Rock a la que le sucede tal cosa en Australia. Los jóvenes australianos se reflejan en la actitud trasgresora de Bon Scott. El carisma del ángel del Rock le brinda su primer éxito. Es absuelto sin cargos. No obstante, la popularidad del caso fractura la banda que decide separarse alegando diferencias artísticas. La verdad esconde reproches por el consumo de drogas que airean los medios sin piedad.

Tras sus problemas con la policía decide marcharse a Adelaida. Allí se une a Fraternity donde pone su voz a dos buenos LP´s progresivos como son Livestock y Flaming Galah. La banda se va a Sidney buscando más visibilidad.

Newspix_00477377

Giran por Europa en 1971. Les gusta la escena europea y vuelven dos años después para recorrer Inglaterra. Tocan con Status Quo y Geordie. En la banda glam destaca un joven Brian Johnson. Años después ese chico inquieto sustituirá a Bon en AC/DC. Los dos vocalistas bendecidos por el cielo congenian y se pillan un pedo feliz.

No obstante, el hastío se adueña de la banda y a su regreso a Australia toman caminos diferentes. El de Bon Scott le dirige hacia el nombre imposible de los Peter Head´s Mount Lofty Rangers. El alcohol y el escenario son amantes pasionales que explotan en la cabeza de Bon.

También te puede gustar