Cuando Jah se enamora del Mediterráneo

Benicassim

Una semana para conocer, descubrir, sentirse libre, sonreír, fumar y gozar la cultura musical heredada de Jamaica y de Jah. El Rototom es un festival viajero y de procedencia italiana. Benicàssim le acoge desde hace unos años. Esta cualidad errante no ha mermado su calidad ni su pretensión de generar un puente libertario entre dos mundos diferentes. La semana que viviremos junto al mar será intensa, sin tiempo que perder y con la fuerza necesaria para llevarse por delante a cualquiera. Siete escenarios, siete, en plena ebullición cada día y cada noche. La mente se dispara en cada uno de ellos.

La experiencia de acampar una semana en la zona reservada para los campistas es parte, como en los buenos festivales, del espectáculo. Un lugar donde compartir de departir sobre visiones del mundo alternativas. Una vez en esta tesitura te será fácil averiguar las claves del festival. Buen rollo, buen humo y buena música. No hay tregua ni nadie pretende tenerla. El primer fin de semana empieza fuerte. Es un 17 de agosto y la apuesta es ganadora con total seguridad. Rototom rescata a la aristocracia del universal sonido Kingston. Third World, Morodo y Chaka Demus pondrán la nota musical a unas primeras horas en las que te habrás podido embarcar en multitud de actividades culturales, al igual que todas las horas que el festival esté abierto al público. En domingo, Jah no descansa y nos provee de una selección de las mejores loas a su nombre en boca de Protoje y un clásico como U Roy.

Nneka

La semana le sienta bien al Rototom, es como si el festival tuviese una vida laboral paralela de lunes a viernes. Diversifica su potencial. Hay espacio para el Dub, el reggae, el R&B, el folk racial, el Ska y cualquier género relacionado con la isla feliz de Jamaica. Fermín Muguruza, Dub Inc, Gyptian, Groundation, Skatalites, Ce’Cile, Alborosie, Kabaka Pyramid, Chantelle Ernandez, Mighty Crown, el imprescindible Aba Shanti, Romi Anauel o Africa Unite darán buena cuenta de la multiculturalidad y el eclecticismo del festival. Llega el viernes y con él el fin de semana final. Las fuerzas menguan al tiempo que una nueva ilusión crece al recibir a cientos de nuevos acólitos del festival. Aquellos que apuran los dos últimos días de esta edición para deleitar sus pulmones y sus oídos.

Y han elegido bien. El cartel del del 23 y 24 de agosto resume lo que esperamos del Rototom. Para los enamorados de Nneka y su R&B inclasificable será una oportunidad única de conocer a una diva en persona. Anthony B y John Holt dejarán a las claras la vigencia de la vieja escuela al tiempo que el viernes se convierte en sábado dejándonos una resaca importante. Levantarse un sábado de festival es un viaje en ruleta rusa por todas las emociones y procesos gástricos imaginables. Aún así, conviene desperezarse cuanto antes. Misty in Roots, Damian Marley – en efecto, el hijísimo -, Zion Train, Elijah, Roy Ellis o Black I am liberarán las endorfinas suficientes para que tu depresión post-vacacional sea leve y observes un nuevo año con la mentalidad necesaria.

Zion_Train

Cuando se apaguen las luces, aún quedará desentrañar el misterio divino de cómo se desmonta una Quechua y un largo viaje de regreso a casa jalonado con los highlighs de una semana diferente, experiencias al pie del Mediterráneo con las esencias del Caribe británico tatuadas en tu alma y en tu cabeza.

rototom

También te puede gustar