Los 80 años de Yoko Ono

Desde el 15 de febrero, el Museo Schirn de Frankfurt se esta exhibiendo gran parte de la obra artística de Yoko Ono, la emblemática viuda de John Lennon.

Esta artista “extraordinaria”, está honrando con motivo de su 80 cumpleaños (el 18 de febrero recién pasado) con una amplia retrospectiva titulada “Yoko Ono. Half-A-Wind Show” .


Esta exposición que ha comenzado el 15 de febrero en Frankfurt, continuará con un itinerario que la llevará por el Guggenheim de Bilbao, Humlebaek en Dinamarca y la austríaca Krems. La muestra incluirá un centenar de objetos, incluídos filmes, instalaciones, fotografías, dibujos, textos y música.

Como algo especial, para el Museo Schirn, la artista ha desarrollado un nuevo trabajo titulado «Moving Mountains» y un día antes de la apertura de la muestra, se repitió una acción del año 1965, la «Sky Piece to Jesus Christ».
Durante la representación de Yoko, vestida de negro, con sombrero y corbata blanca, destacó la escena en la que los músicos de la orquesta de cámara son atados con vendas entre sí, incluyendo sus instrumentos musicales.


Críticos de arte alemanes subrayaron que a diferencia de otras ocasiones, esta vez la artista neoyorkina cedió esa tarea a ocho ayudantes, para luego ella sorprender al público plasmando grafías japonesas con un pincel de grandes dimensiones sobre un extenso lienzo.

Durante la puesta en escena Yoko hizo añicos un florero, para luego repartir los trozos entre el público, invitándolo a volver en 10 años para de nuevo celebrar juntos.

Yoko Ono es una figura casi mítica. Todos la conocen por su relación y gran efecto en la vida de su pareja John Lennon, pero pocos saben de la calidad de su obra artística.

La obra de Yoko Ono tuvo una enorme importancia para el movimiento vanguardista en los años 60 y 70 y pertenecio al grupo Fluxus. Yoko fue precursora en el arte conceptual,en el cual las ideas son el motor y la esencia de la obra de arte, pudiendo llegar a ser incluso más importantes que su forma física y el empleo de técnicas de realización.

yoko7

Yoko Ono llegó al punto de componer canciones que sólo existían en su mente, de organizar conciertos en que el público tenía que imaginar por sí mismo la música que oía. Editó un célebre libro de dibujos y piezas de arte, Grapefruit (Pomelo), varias películas conceptuales (como Fly) e innumerables discos marcados por el experimentalismo. Entre ellos se destacan las obras maestras Yoko Ono/Plastic Ono Band, Fly, Approximately Infinite Universe (años 1970) y Season of Glass (años 1980).

Así mismo participo en varios proyectos fílmico y performance y al mismo tiempo una figura central del movimiento pacifista y del feminismo.

Gran parte de la obra de Yoko, trata de temas como libertad de pensamiento, paz, lucha contra el racismo, la homofobia y el sexismo y la valoración de las pequeñas grandes sensaciones cotidianas.

Mucho se le fue reprochado en relación a la separación de Los Beatles y su gran influencia en la vida de John Lennon, pero la realidad debe ser entendida en un contexto de evolución y movimineto, en una época de constantes cambios sociales, políticos y culturales.
Yoko fue una pieza clave en esa evolución y su trabajo refleja esa convicción.

Por Claudia Elizalde

También te puede gustar