SUNSET BLVD – Django Unchained

En la salvaje, salvaje mente de Tarantino se puede esperar de todo, y por fin, el director más transgresor se adentra en el género de sus maestros Sergio Leone y Sam Peckinpah (no John Ford, cosa que dejó bien clara, ante la sorpresa de todos) para realizar su nuevo y explosivo cóctel marca de la casa.

DjangoUnchainedOfficialPosterPT

Un poco de Django…

Django Unchained, la D de Django es muda, nos sitúa pocos años antes de estallar la Guerra Civil Americana donde King Schultz, un ex-dentista convertido en caza-recompensas de origen alemán, rescata a Django, un esclavo que acaba de ser vendido en una subasta. Schultz ofrece a Django su libertad a cambio de localizar y ayudar matar a tres forajidos para los que había trabajado anteriormente como esclavo. Tras esta primera misión realizada con éxito, Schultz y Django se asocian como caza-recompensas hasta pasado el invierno cuando Django promete ir a rescatar a su esposa Broomhilda, aún en esclavitud. Una vez la nieve se funde, Schultz decide acompañar a Django en su cruzada, empresa que les llevará hasta el malvado negrero, Calvin Candie, quien tiene presa a Broomhilda entre sus plantaciones de algodón.

La expectación que levantaba que el niño consentido de Hollywood jugueteara al fin con los vaqueros, tras coquetear elegantemente en la segunda entrega de Kill Bill, no hacían sino acrecentar las expectativas de su público y la curiosidad de sus compañeros de profesión, lo que hacían de Django Unchained un visionado obligado.

Django-Unchained-Jamie-Foxx-Christoph-Waltz-2

La primera hora, hora y media a más estirar, de Django Unchained es brillante si nos adentramos en el pelicular universo “del todo vale” del director. En este primer tramo del film, Tarantino cabalga libremente por el género a través de las disparatadas y verborreicas situaciones históricas que aprovecha para presentar a sus dos personajes principales. Entre estos estupendos minutos de metraje, destaca una divertidísima escena donde ridiculiza los atuendos del Ku Klux Klan. El pintoresco personaje de King Schultz, interpretado por Chirstopher Waltz (sin duda una de las mejores descubiertas de Tarantino en los últimos años) es una especie de dandy inglés sin prejuicios raciales que logra eclipsar la pantalla y levantar la mayoría de las carcajadas, mientras que, el tímido Django permanece en un segundo plano en esta primera etapa del film.

django-unchained-christoph-waltz-jamie-foxx-tarantino

Cuando Tarantino empieza la trama principal de la historia, y por fin Django y Schultz van al rescate de Broomhilda es cuando el film baja. El primer motivo es que Django va cogiendo la batuta de personaje principal a costa del carismático Schultz y descubrimos que el personaje interpretado por Jamie Foxx es mucho más aburrido, monótomo y hasta cierto punto cansino, factor que se junta con el segundo motivo: la trama. El plan que traza el director par ir al rescate de la mujer de Django es demasiado simple, solo alterado por un inacabable final, y lo deja a merced de los nuevos secundarios que van apareciendo: Calvin Candie interpretado por Leonardo DiCaprio y su fiel siervo Stephen a quien da vida Samuel L. Jackson. A la nueva hornada de secundarios no se le puede reprochar nada: Leo se entrega con toda su alma al personaje de sádico negrero que le ha dejado agotado anímicamente y que le ha propiciado dar un parón a su carrera de actor y Samuel L. Jackson, con otra edad y en otra época, interpreta al mítico Jules Winnfield de Pulp Fiction en clave sureña.

042612-django-unchained-leonardo-dicaprio

Ahora bien, el longevo metraje de esta última parte pierde en frescura y originalidad hasta llegar a ser insufrible en momentos puntuales. Me hace dudar de las excelentes críticas recibidas y la nominación a mejor guión en los premios de la Academia de Hollywood. Tarantino maquilla el final con un poco de sadísmo y vísceras marca de la casa, e incluso se da el lujo de un rápido cameo, pero a pesar de ello hay una sensación global de desencanto.

Django-Unchained-Still-6-600x369

Un poco más de Django…

El idilio entre Django y Tarantino se remonta a 1966, cuando se estrenó el western de mismo título dirigido por el italiano Sergio Corbucci, uno de los grandes directores del spaguetti western junto a Sergio Leone y Sergio Sollima.

El argumento de este Django “original” es completamente distinto al del director norteamericano, aunque cuando Tarantino visionó este sangriento film, que incluso fue prohibido en Inglaterra por su extrema violencia, anotó en su cuaderno (seguramente mental) una escena que luego usaría en Reservoir Dogs su segundo largometraje (no el primero, ya que hizo antes un film de 69 minutos llamado My best friend’s Birthday que se quemó en un incendio y sólo se recuperaron 35 minutos ), empezando así un cine revisionista y posmoderno y elevando a su figura hasta la cinéfilo enfermizo.

Bastantes años más tarde, en 2007, y seguramente ya trabajando en la pre-producción de su “remake”, su buen amigo Takashi Miike también decidió hacer un adaptación libre de la obra de Corbucci. Si el remake de Tarantino dista mucho del original, la obra del maestro Miike ya no tiene nada que ver pero Tarantino aprovechó la ocasión para darse el gustazo de hacer otro de sus cameos entre colegas y seguir su romance con Django.

Tarantino se saca la espina de hacer un spaguetti western a través de su querido “Django”, aunque de su versión queda poco más que la música. También vuelve a tratar un tema histórico como es la esclavitud, después de iniciar lo en Inglourios Bastards con el nazismo, con su peculiar cinísmo, y hasta cierto punto banalísmo. Finalmente se atreve, por primera vez, con un film narrativamente clásico, a pesar que para Quentin la palabra “clásico” siempre será de libre interpretación.

2007-11-elvis

Un poco de Tarantino…

¿Qué no decir del sr. Quentin que no se sepa? Pues seguramente nada. Quentin Tarantino es una de las figuras cinematográficas más conocidas y parte de ello se debe a su enorme carisma dentro y sobretodo fuera de la pantalla. Más allá de su famoso trabajo en el videoclub, hay datos curiosos en la trayectoria de Quentin como que en 1987 apareció como actor en un capítulo de Las chicas de oro vestido de Elvis.

Un Elvis que luego usaría en el guión de True Romance, un film que no dirigiría él, sino el fallecido Tony Scott (hermano de Ridley). También ha escrito los guiones de films que no ha dirigido como Natural Born Killers de Oliver Stone o From Dusk till Dawn de su amigo Robert Rodriguez. En sus numeroso cameos de actor ha aparecido como la voz en of del inicio del Diary of the Dead de Geroge o A. Romero o haciendo pequeñas apariciones en otros proyectos como el caso de Little Nicky.

Quentin+Tarantino+i+Little+Nicky

A parte de su prolífica carrera como director que le ha sido reconocida: con un Óscar, dos Globos de oro, una Palma de oro en Cannes, un BAFTA o un César Honorífico, ha intensificado su labor como productor ejecutivo financiando proyectos con su sello (sangre y vísceras) como Hostel y films asiáticos para que lleguen a exhibirse y distribuirse en Estados Unidos como Iron Monkey o Hero.

También te puede gustar