Peter Gronquist, escultura armada

Desde Portland, Oregón, Peter Gronquist fusiona los elementos de la muerte, la naturaleza y una sociedad materialista para producir instalaciones sorprendentemente polémicas con la que se cuestiona el deterioro de la relación humana con su medio ambiente y viceversa. Se palpa el cinismo y la irreverencia en sus obras en las que ha menudo utiliza la taxidermia y los temas tabú como las armas, para hacer pensar al espectador más allá de entretenerle.

También te puede gustar