Adrián Morote es un fotógrafo de Castellón digno de descubrir. Su estilo, apoyado en una realidad marcada por los tintes oníricos, no deja indiferente a nadie, como ya demostró con su exposición ‘El pozo‘, vista en el Teatro de Benicàssim. Ahora nosotros rescatamos su última exposición, titulada ‘Ramificaciones’, donde mediante una serie de fotografías consigue que, gracias a las formas y el juego visual, las ramas se conviertan en venas, arterias y nervios. Consiguiendo crear una realidad mucho más sólida. Disfrutadlas.