Música

El jardín del DJ

Son buenos tiempos para las pistas de baile. Hay que olvidar lo que pasa en la calle metido en la discoteca. No obstante, un día ya olvidado, hubo un visionario que intentó devolver la sensibilidad a la música a través del primer sintetizador. Es una pena que esa concepción de la Electrónica se haya devaluado y que muchos – no todos – de los DJ´s del siglo XXI sólo piensen en llenar pistas y en sus propios bolsillos ególatras. El primer DJ de la historia jamás pinchó en el Fabrik londinense o en Ibiza. Él solía decir que la música es un jardín del cual yo soy el jardinero.

Toru Takemitsu nace en el Tokio imperial de Hirohito. Es 1930. Siendo un bebé se muda a Manchuria, una región al noreste de China. La ocupación japonesa de la zona abre nuevas vías de negocio que trata de aprovechar su padre. Además de empresario, el cabeza de familia es músico de Shakuhachi, una flauta japonesa. La música tradicional de su país no acaba de entusiasmar al pequeño Toru, que prefiere la otra pasión musical de su padre: el Jazz. Se enamora de este género.

La salud de Takemitsu Senior se debilita y regresa con su hijo a Tokio. Muere en 1938. Toru pasa a vivir con su tíos, ya que su madre se encuentra lejos de la capìtal. Vive su primer día de escuela. Su tía le trata de introducir en la música japonesa. Ella es maestra de Koto, un instrumento tradicional del Japón, originario de China y fabricado con bambú. El chico se siente desolado por la ausencia de su familia y no le presta mucha atención al artilugio. Prefiere la música occidental. La asociación entre música tradicional y tristeza perdurará para siempre en su cabeza. Toru reconocerá años más tarde que: En esa época los jóvenes teníamos sed de Occidente.

Comienza a estudiar música por su cuenta. Recorre cada día la ciudad sin un centavo. Acude allá donde escucha un piano para pedir que le dejen tocar cinco minutos. Nunca encuentra una negativa. Siendo un adolescente es destinado a la base militar de Saitama, en 1944. Le deprime tener que escuchar únicamente música tradicional y marchas militares pero no tiene donde elegir. Echa de menos a Messiaen, su gran ídolo musical. Takemitsu busca nuevas sonoridades, nuevas formas de entender el ritmo. La derrota de Japón en la II Guerra Mundial trae consigo la ocupación militar del país a cargo de los americanos.

También te puede gustar

  • Cultura Por Favor

    ¿Y que tienen que ver los Djs con los primeros músicos pioneros en synthetizers? ¿Es que acaso es lo mismo poner música que hacerla? Un poquito de rigor, por favor.