Entrevista a Lori Meyers

Lori Meyers es probablemente una de las bandas más conocidas dentro del panorama indie nacional. Empezaron su carrera en 2004 con un excelente disco titulado Viaje de Estudios, y tras ocho años cosechando éxitos se encuentran seguramente en uno de los momentos álgidos de su carrera, donde llenan cada recinto o sala allá donde van. El pasado mes de marzo estuvieron en Barcelona como uno de los nombres grandes dentro del Let’s Festival de Jack Daniel’s Music. Tuvimos el placer de hablar un rato con Antonio López (Noni) y Alejandro Méndez antes del concierto para charlar sobre su visita a Barcelona, su gira y su futuro.

Freshland: ¿Qué tal la vuelta a Barcelona? Supongo que ya son unas cuantas veces las que habréis estado por aquí.

Noni: Sí bueno, nosotros empezamos nuestra carrera musical aquí en Houston Party, y la verdad es que con Barcelona y cercanías tenemos mucho trato desde hace mucho tiempo y siempre nos mola volver porque tenemos muchos amigos por aquí.

FL: ¿Y cómo se presenta  el concierto de esta noche?

Noni: Venimos con un repertorio parecido al de los últimos conciertos. Venimos con las canciones de Cuando el Destino nos Alcance que son las más bailables mezcladas un poco con las anteriores. Y sí, el ambiente lo esperamos muy guay porque lleva ya bastante tiempo agotado y eso quiere decir que va a estar petado. Además, llevamos ya bastante tiempo sin tocar y tenemos bastantes ganas.

FL: Viendo que ya habéis tocado en casi todo tipo de lugares, ¿dónde os sentís más cómodos, salas pequeñas o grandes recintos?

Noni: No, todo tiene su momento. El bolo grande o festival se relaciona al verano, a tocar con muchos grupos, a ver a los amigos. La gira de invierno es tú solo, en una sala, con tu grupo, con tu gira. Más frío. Lo tenemos relacionado más de ese modo.

FL: ¿Y el repertorio lo adaptáis según el recinto?

Alejandro: Cambia un poco porque en festivales tienes menos tiempo. En las salas es tu noche, entonces tienes que preparar más canciones. Es un repertorio más pausado y en los festivales quizá más atacado porque estás sujeto a horarios, entonces tienes que acotar muy bien el repertorio.

Noni: Y la gente quizá esté más dividida. El público en un festival va a ver a un montón de grupos, y tu pillas mucho público pero es de muchos artistas. Y en las salas vienen sólo a verte a tí. Son distintas cosas. Son más especiales las salas para unas cosas, y más especiales los festivales para otras cosas, pero en general son lo mismo.

FL: Este verano tuve el placer de asistir al concierto que disteis en el FIB, y la verdad es que petásteis el Escenario Verde. ¿Cómo es o qué sentísteis al llenar el escenario grande del FIB?

Noni: Muy muy guay, nos lo pasamos de puta madre.

Alejandro: Yo creo que fue uno de los sueños de cuando teníamos quince años. Porque ahora ya es diferente, ahora ya te planteas otro tipo de cosas y lo ves desde otra perspectiva. Pero cuando tenías quince y años y dices «voy a hacer un grupo», lo que piensas es en tocar en un escenario multitudinario. Esto que salía en la tele de los festivales de los ’60 que salían tocando en la colina arriba en Glastonbury y no se llegaba a ver la gente. Pues algo parecido. Es una cosa que hemos cumplido. En Benicàssim habíamos tocado otras veces, pero esta fue especial por el hecho de ser en el escenario grande, una hora entera y como grupo grande para que se nos viera bien.

Noni: Además, ya teníamos una ventaja, la ventaja del SOS. Habíamos hecho el SOS Low Cost con mucha gente también y para nosotros ya había sido como un entreno.

Alejandro: Sí, el SOS fue muy especial porque era la primera vez que tocábamos delante de tanta gente. Y el FIB ya porque es el FIB. Tiene un nombre, tiene un mito. Y sí, fue el sueño cumplido. El sueño de cuando eras más jovencillo. Ahora ya lo vemos como un paso más. Como un paso que hay que dar.

FL: Y después de llenar un escenario así, ¿ahora qué?

Alejando: Hay camino por recorrer todavía. Todo no es tocar en sitios así. Cuando vamos a tocar por ahí en una gira también vamos a salas que hay 200 personas. Bueno, quizá ahora con este último disco ya no, pero bueno, que España es muy irregular en cuanto a escenarios y es uno de los handicaps que tenemos aquí. El tema de las salas está un poquito verde, y hay que moverlo y hay que hacer que se desarrolle un poco más.

FL: Últimamente allá donde vais lo llenáis, pero es que además de tener el favor del público, la crítica os ha dado el premio a la mejor gira del año pasado, como es el caso de la Rolling Stone. ¿Qué os parece este premio?

Noni: Nos parece muy bien porque es un premio al trabajo de todo el grupo, al trabajo de los músicos, al trabajo de la oficina, al trabajo de la gente que viene con nosotros, y creo que ese es el premio que es más importante para un grupo. El año pasado nos habíamos llevado el premio a la mejor canción con «Mi Realidad», y te satisface y tal, pero no significa tanto como el premio a la mejor gira porque es un proceso de un montón de gente. Significa que la gira ha salido bien y nos han dado ese premio porque tú has funcionado casi rozando un poco la perfección en el aspecto sobretodo de equipo técnico, oficina y músicos, y creo que eso es lo más importante. Para mí es el premio más importante que te pueden dar.

FL: Hablando ahora de vuestra carrera, personalmente opino que con el último disco disteis un paso adelante, y quizá más arriesgado que con los anteriores discos. ¿Cómo lo veis ahora que han pasado ya dos años desde su publicación?

Noni: Ese era el disco que teníamos que hacer en ese momento. En Cronolanea se nos habían quedado canciones que iban más de ese palo pero no las habíamos metido porque sabíamos que no iban ahí. Así que encontramos el tiempo perfecto, las ganas perfectas para sacar un disco con el que experimentar más con los sintetizadores y nos fuimos a Los Ángeles y lo hicimos. No tiene más. Nos equivocaríamos en algunas cosas y acertaríamos en otras como hacen todos los artistas, pero de eso es de lo que se aprende. En el siguiente disco, si queremos meter algún sintetizador ya sabemos cómo quieres hacer las cosas, al igual que una guitarra y al igual que un piano. Esos son los procesos para aprender, pero sigue siendo todo un mix en una batidora. Estas influencias de los ’80 las quisimos meter en este disco porque era el propio, pero yo siempre lo veo que siguen siendo canciones Lori Meyers. De hecho en los conciertos están ahí, que están todas las canciones mezcladas y la gente no dice «ahora viene la parte indie, ahora la parte rock». Está todo más o menos mezclado porque el grupo lo coge bien y lo acepta. Luego los discos son los discos. Los discos son para investigar. Si quieres poner un sintetizador a tope se pone porque me apetece. Porque ya es mi cuarto disco y si quiero hacer esto o si el otro quiere hacer eso pues se hace. En el primero igual no se hizo porque no sabíamos hacerlo, pero ahora puedes hacer cosas sin tapujos. Lo más guay que nos ha pasado a nosotros de estar en la música es conocer a un montón de artistas y conocer que la música no tiene muchos tapujos ni complejos, y cuanto menos los tengas realmente aprenderás más.

Alejandro: Además, el primero le gusta a gente que le gusta un determinado tipo de música. Entonces claro, los siguientes discos ya no se acercan a ese sonido y no les gustan tanto. Pero nosotros no queremos ser un grupo para un determinado grupo de gente. Somos un grupo pop y al final pretendemos aspirar a más gente.

Noni: Además, aunque el primero le encante a mucha gente, hubiera sido muy triste haber hecho «Viaje de Estudios» cuatro veces.

FL: Leí en una entrevista al poco de sacar Cuando el Destino nos Alcance que habíais tenido influencias de Animal Collective, pero que se no podía dar un salto desde Cronolanea a un disco de Animal Collective.

Alejandro: No, eso se sacó de contexto. Es simplemente que al sacar este disco hicimos una serie de arreglos con sintetizadores y ciertas cosas que se alejaban del sonido más clásico, entonces la idea que queríamos decir es que estamos experimentando con cosas. Pero que de repente de ser un grupo indie de guitarra no vamos a pasar a ser Animal Collective. No queríamos decir que queríamos ser ellos. Que también nos encantan.

FL: Mi pregunta iba por si vais a seguir por este camino más experimental en el futuro.

Noni: No, Animal Collective es un grupo que me encanta, pero vamos, que para mí tiene dos temas, así que imagíntate, con esto te lo digo todo. Todo electrónico no es Lori Meyers. Lori Meyers es un grupo de rock y guitarra de toda la vida, lo que pasa es que hay una serie de influencias que yo no quiero dejar de aprender, como meter un sinte y experimentar, o lo que nos dé. Si nos hemos metido en esto y ya nos ha golpeado la suerte, pues ya lo que nos salga. Y a aprender y a pasarlo bien y ya está. Y no voy a tener ningún complejo. Si nosotros hiciéramos los discos pensando en lo que va a decir la gente, la prensa, tu madre o tu amigo no haces ningún disco porque dices «¡Dios mío!». Pero tú te metes en un estudio con tus amigos, pues llegas allí y te bebes tres cervezas, y «venga, vamos a grabar el disco, esta canción cómo te gusta, te gusta así, te gusta asá». Es tan sencillo como eso.

FL: ¿Y ahora que estáis escuchando? ¿De qué influencias estáis bebiendo en este momento?

Noni: Es que al ser tantos pues un poco de todo. En general somos un poco cazadores de grupos jóvenes e independientes que van saliendo, pero el común que nos gusta a todos es la música de los ’60 y el rock clásico y de los ’70. Pero vamos, que luego también nos gusta New Order por ejemplo y la música indie.

FL: Y pregunta obligada, ¿nos podéis adelantar algo del nuevo disco?

Noni: Todavía no podemos decir nada porque no sabemos mucho como va a ir. Pero con las canciones que tenemos, las intentaremos desarrollar este año.

FL: Entonces no tenéis una fecha aproximada, ¿no?

Noni: No, todavía no sabemos. Lo único que tenemos ahora mismo es una pequeña reunión con Universal donde únicamente se dijo que les avisáramos para el disco [risas]. Ahora nosotros tendremos que reunirnos y ver cómo queremos hacerlo. Hay algunas maquetas de algunas canciones, pero son simplemente una guitarra y unas voces y de ahí no se saca un disco todavía así que no te puedo decir una fecha.

Alejandro: Utilizaremos un poco el resto del año para eso, pero lo que pasa es que es complicado llegar a sacarlo este año. Lo lógico sería que saliera en 2013, pero estoy hablando por hablar.

Noni: Ojalá saliera en esa fecha. Si saliera en esa fecha para nosotros sería increíble. Y no habríamos parado en realidad. Hubiéramos utilizado este año de desahogo para hacer algunos conciertos, preparativos del disco y de lo de México. Que también estamos con la prensa en México porque hemos sacado la edición digital allí.

FL: ¿Eso quiere decir entonces que ya por fin os lanzáis al extranjero?

Noni: Bueno, se ha lanzado un recopilatorio digital con muchas canciones de los discos anteriores para que la gente nos conozca.

FL: Entonces, ¿hay posibilidad de hacer gira en México?

Alejandro: Está en proceso muy básico y se está haciendo promo para ver si salen cosas.

Noni: Bueno, pero no, está bastante guay, bastante avanzado. Puede que vayamos si no este año el que viene seguro, vaya. No me gusta decir eso porque luego a lo mejor no vas, pero muy raro es que no fuéramos.

Fotografía: Elena Bellido

También te puede gustar