Redescubriendo a Jean Rollin

Una retrospectiva cinematográfica siempre debe ser bienvenida, ya que así podemos volver a disfrutar, y descubrir, tantas y tantas películas que tienen algo único, ya sea una escena, un giro narrativo o un diálogo. Y da igual que sea un film surcoreano o uno erótico-vampírico. Y es, de este último, a lo que nos vamos a referir. A finales de los años 60 surgió en Francia la figura de Jean Rollin, director y guionista, que siempre prefirió trabajar alejado de las grandes producciones cinematográficas, de sus estructuras comerciales y de las estrellas del celuloide. Rollin, que provenía de un ambiente marcado por los documentales industriales, tenía gran obsesión por el cine fantástico, motivo por el que se convirtió en uno de los primeros directores galos en apostar por el genero vampírico y las películas de terror.

Su cine, siempre puesto en entredicho por los críticos, está cargado de grandes dosis de erotismo, donde se da pie a las fantasías masoquistas de sus protagonistas masculinos, casi siempre de carácter infantil, siendo complacidas por mujeres sexualmente poderosas. A Rollin le fascinan los escenarios naturales, explorando lugares oscuros y aislados, como son cementerios, castillos en ruinas o apartamentos abandonados. Aunque el director francés no seguía los cánones comerciales sí que se sentía atraído por las modas. Muestra de ello, en los años 70, al presentar en sus films a mujeres voluptuosas de cuerpo entero, ataviadas con camisones color pastel. En su filmografía observarmos como guarda preferencia la dualidad interpretativa, o dicho de una forma más simple, una pareja protagonista. Encontramos desde dos amantes lesbianas-vampiro, unas criadas gemelas en topless hasta unas elegantes damas burguesas.

Seguramente si Jean Rollin hubiese contado en su época con presupuestos mucho más ostentosos y mejores críticas, estaríamos hablando ahora de unos de los mejores y más grandes cineastas franceses de la historia. Pero también debemos tener en cuenta que, si esto hubiese ocurrido, puede que hubiésemos perdido su cine, extraño e incómodo, con historias complicadas y en ocasiones conmovedoras.

Gracias a que parte de su filmografía ha sido adquirida por la distribuidora británica British firm Redemption, podemos disfrutar de cinco de sus principales películas, lanzadas directamente en un pack de blue-ray, partiendo de los negativos originales. Las películas son: “The Nude Vampire” (1970), “The Shiver of the Vampires” (1971), “The Iron Rose” (1973),“Lips of Blood” (1975) y “Fascination” (1979). Aquí os dejamos sus trailers o pequeñas piezas, y una galería galería de imágenes de los films.

“The Nude Vampire” (1970)

“The Shiver of the Vampires” (1971)

“The Iron Rose” (1973)

“Lips of Blood” (1975)

“Fascination” (1979)

Galería de imágenes:

 

También te puede gustar