El colmillo de morsa, naturalidad y belleza

El Colmillo de Morsa nace en Barcelona de la mano de los diseñadores catalanes Jordi Espino y Elisabet Vallecillo.

Ambos se licenciaron como diseñadores de moda en la escuela ESDI. Tras graduarse decidieron embarcarse en el mundo empresarial creando su propia marca. A pesar de la juventud de la firma, ya cuentan con diferentes puntos de venta en la ciudad condal, y con mucha proyección tanto nacional como internacional.

El valor de sus prendas reside en el cuidado por el detalle y el rescate de los principios artesanales en una unión entre tradición y modernidad. Encuentran su inspiración en los elementos primarios, lo orgánico y la naturaleza creadora y toman como referente el ambiente y el buen hacer del diseño nórdico. Su materia prima se caracteriza por el uso de tejidos naturales que transmiten de la misma forma, esa calidez y sensibilidad personal.

El propio nombre de la marca, El Colmillo de Morsa, esconde su primera premisa: «lo bello tiene formas infinitas, tantas como ojos que la miren».

Su última colección se llama «La costilla de Adán» y arrasó en la última edición del showroom de Ego Cibeles el pasado septiembre.

También te puede gustar